Un día como cualquier otro en su rutinaria vida, Makoto  descubre que tiene el poder de “Saltar” a través del tiempo, por un extraño incidente que le ocurrió en el laboratorio de la escuela, y resulta que las cosas parecen muy divertidas por que es capaz de arreglar esos indeseables “detalles”  o “incidentes” de su vida, como arreglar las malas notas, recuperar postres, etc e incluso sobrellevar situaciones en favor de ella misma.